“El Péndulo de la Locura” de Maga Star



Maga Star es el seudónimo de Stephany Calderón (Lima 1991), joven periodista que durante su etapa universitaria, descubre en la Poesía una especie de refugio y consuelo. Más adelante, decide juntar una serie de poemas relacionados a la locura. Hasta que a mediados del 2017, nace su primera obra literaria titulada “El Péndulo de la Locura”, libro que ha obtenido una Mención Honrosa en el X Concurso “El Poeta Joven del Perú”. El pasado 22 de agosto, dicho poemario fue presentado en el auditorio del edificio Platino de Miraflores, donde participaron los reconocidos poetas Juan de la Fuente y Patricia del Valle. 

“Si entendemos como cordura toda aquella manifestación que acata los límites, que vive bajo el “sentido común” de lo social e implícitamente aprobado, “El Péndulo de la Locura” describe todo lo contrario.

1. ¿Quién es para ti Maga Star?

Maga Star que es un ser que a través de sus poemas deposita un mensaje lleno de chispa directo al corazón del lector o lectora. Así como las estrellas (Star) aparece de noche, pequeña, pero no por eso minúscula, sino que más bien, luminosamente excepcional, entre ese contexto oscuro. Una belleza que sale en la oscuridad pero que está llena de luz.  (Maga) cree en la magia. ¿Y qué es la magia para Maga? La magia es esa conexión implícita que hay cuando se enciende una emoción entre dos o más personas. Esa vibración especial que emite sonrisas, que evoca recuerdos de infancia, amores partidos o chistes mal paridos. 


2. ¿Desde cuándo sientes interés por la Poesía?

Escribo desde muy pequeña. Si esperan que diga un número, ese sería… 11, 12 o 13 años (por ahí) Recuerdo que, en las reuniones de mi casa, mi mamá invitaba a los papás de los compañeros de clase de mi hermana mayor (mayor por 4 años). Y yo en medio de esas dos generaciones no me hallaba. Un día subí al techo de dos aguas de mi casa, con un cuadernito chiquito y blanco que tenía un sticker de Piolín, y empecé a escribir canciones sobre soledad y sentirse diferente. Empecé escribiendo canciones de rap. Mientras estaba estudiando en Trilce. Luego me junté con una gente medio achorada y luego con otra gente, aún más maleada, mientras el tiempo pasaba. Y esos textos empezaban a ser un desfogue emocional rutinario. Mi agenda era una especie de cúmulos de pensamientos, ocurrencias, dibujos dark, frases de canciones de Nirvana, punk, elementos psicotrópicos, anarquía, y la cosa se volvió más heavy. Pese a lo pesado que pueda sonar esto, la poesía siempre fue un consuelo, mi propio oído entre tanto caos y supuesta incomprensión del mundo.

Como mencioné anteriormente nunca dejé de escribir. Le di una oportunidad a un cambio interior (sin querer queriendo), sin saber lo que iba pasar, y terminé poniéndole color a mi vida, a mi ropa y mis textos. Poco a poco se iba incorporando la luz, y mi poesía de pronto hablaba de la vida como fuente de todo desencadenamiento, de la esperanza más allá de las puertas de las paredes del miedo, del autoconocimiento, de Dios potente fundamento de mi creencia, y del juego como modo de vivir y de aprender en el camino. 

3. ¿Tienes algún momento especial en el día para escribir?

No, en realidad, como seguramente a muchos escritores les pasa, los poemas me toman por sorpresa en cualquier momento. Ya sea que esté en micro (He escrito muchos poemas ahí), en el baño, en insomnios. Pero sobretodo, me pasa que de pronto cuando no escribo por un largo periodo de tiempo (ya sean días, semanas) me urge la necesidad, incluso fisiológicamente, de crear algo nuevo, de decir algo importante, de satisfacerme con lo que digo. Y mi inconciente, por así decirlo, elige un espacio silencioso y tranquilo en el que pueda sacar su voz, y ese ese momento especial, es al final del día, pasando las 12 p.m., y es de ese modo, que arreglo cuentas con mi alma. 

4. Cuéntanos sobre tu poemario “El péndulo de la Locura”

Como dice la contratapa del libro “Si entendemos como cordura toda aquella manifestación que acata los límites, que vive bajo el “sentido común” de lo social e implícitamente aprobado, “El Péndulo de la Locura” describe todo lo contrario.  Hablo sobre la locura entendiendo los siguientes términos: 

a) Traspasar los límites siempre fue un acto de confrontación, un acto revolucionario, de valentía y portador de conceptos anteriormente desconocidos que asombran a los sedentarios. Romper con el supuesto. Hacer lo impensable, lo imposible, es eso para mí, es un tipo de locura, tomándolo desde una perspectiva exterior como interior. Lo llamo la rebelde-locura. De eso se trata… 

b) (Esto puede sonar a publicidad de universidad privada, pero) Cuando rompes tus límites adquieres un cierto “don” que puede ser desgracia también. Estuve en una circunstancia en que todo ese mareo de negrura (de filosofías autodestructivas, de ejemplos de vidas bohemias, cigarros, alcohol, etc) empezaron a afectar mi vida, al punto de que incluso me cuestionaba si el vivir porque aquí naciste era realmente un acto libre.  Sobre pensar las cosas es una especie de locura también.


c) Pero la locura más grande fue revertir esa última locura. Levantarme y dirigirme a ese otro camino de posibilidades, de recuperar mi yo interior, de salvar mi mundo, mi amor propio. 


d) Y finalmente, el columpio-locura, mi manera favorita de locura. La de hacer caso a las señales de tu niño interior, o ver el mundo como un juego. Como decía Woody Allen, que lo cito en el libro “Solo quien ha comido ajo, puede darte una palabra de aliento”. Por ejemplo, elegir subir a los muritos de las veredas, o doblar los boletos de micro y/o escribir en ellos, ordenar detalladamente los cubiertos, deslizar los dedos en las rejas de la ciudad, y cosas así. Es una locura juguetona, una forma de vida que desentona con el gesto serio de la gente de la calle. Una bandera de carita feliz sacando la lengua. 


No comparto el slogan que muchos dicen: “Todos los poetas son depresivos y hablan de muerte”. En mi caso, si hablo de la muerte es para hablar de la vida. 

5.- ¿Por qué el lector debe leer tu poemario?

Una vez escuché enumerar a uno de los ponentes más influyentes del desarrollo personal a nivel mundial tips para conseguir alcanzar eso que tanto quieres. Él mencionó que hay que saber qué pasos ha tomado la persona que quieres modelar (tu mentor o alguien a quien quieres seguirle los pasos), que te revele el camino para que puedas tomar un atajo, en comparación a todos los años que él o ella tomó para llegar a donde está.  Creo que leer poesía joven es un resumen de la influencia de aquellos poetas de otras generaciones que dejaron un legado en la cultura. 

No comparto el slogan que muchos dicen: “Todos los poetas son depresivos y hablan de muerte”. En mi caso, si hablo de la muerte es para hablar de la vida.  Siempre me gustaron las excepciones por eso me gusta lo diferente de lo diferente, lo que no se suponía que debió ser, pero fue.  Yo no me considero depresiva. Al contrario, quiero hablar de la vida, de la siempre recién nacida posibilidad. 

Específicamente este poemario, puede hacer que tu voz interior tome conciencia sobre la forma en la que vives, tus amigos, tu familia, tu mundo interior... Puedes tomar como ejemplo eso que puedes mejorar o cambiar en tu vida, más allá si has tocado fondo o no. Creo que este libro es un llamado a la vida, un canto a la vida. 

Si alguien alguna vez se ha sentido confundido, ha sentido que no forma parte del resto, o se ha atrevido a cambiar y quitarse el viejo polvo de encima, debes leer este libro porque en él no solo encontrarás un escuchar comprensivo, sino un soporte, un impulso a ser firme en las nuevas creencias en las que te ubicas y que ayudan a que tu vida sea más sana y más positiva. 

6.- ¿Consideras que hacer poesía es un talento de algunos o todos son capaces de crear?

Yo creo en Dios, y creo que Él nos otorgó diferentes habilidades a cada persona por un propósito específico. Creo que todos podemos hacer arte, incluso hacer poesía. Algunos sienten ese llamado tan claro que no les cabe duda que nacieron para eso. Hay otro grupo que tiene “la habilidad” pero no la desarrolla. La clásica historia del artista frustrado que la familia quiso que estudiara ingeniería y quemó su cuaderno de poemas para volverse una máquina de hacer dinero. Hay que ser valientes para defender tus sueños, tu pasión. Hacer caso a la intuición, como lo menciono en el poema “Cría cuervos” que aparece en el libro: “el tambor de la intuición nunca ha de mentir”. Esa la clave y el primer paso para desarrollarte en él. Lo que sigue es la dedicación, la disciplina para formar tu propia esencia y tomar valor para presentárselo al mundo.  Y en la medida en la que más te atrevas a hacer este circuito, más experiencia y conocimiento adquieres.   

7.- ¿Qué piensas de la poesía actual en Perú?

A nivel cultural, la poesía es un vendaval que roza los rostros de aquellos que se asoman sutilmente a eventos artísticos de manera anónima y peregrina, o no. En los últimos años he visto que han aparecido proyectos y eventos organizados por entidades del Estado, así como y colectivos, revistas de poesía, etc., en donde se conocen a nuevas voces de jóvenes poetas. Aun así, la poesía sigue tomándose como un lenguaje exótico y extranjero en el mismo país. El hecho de que no se lea tanto como en otros países, es otro tema que como ya se sabe, hay que revisar desde la raíz del problema. Pero creo que este contexto también es algo positivo para los artistas, aunque suene loco, porque puede ser un reto saber cómo hacer llegar tu poesía pese a la circunstancia exterior, que nunca o que siempre estará priorizando desde la vereda lo que les conviene. 

Siempre habrán limites, pero nosotros, expertos en pasar los límites de las cosas, podemos descubrir nuevos canales, o hacerlos finalmente. Sería una aventura sacarle la lengua a las puertas cerradas del sistema establecido de una manera tan sutil y graciosa. De hecho, hay muchos que ya empezaron a hacerlo. El tema es ir más allá. 

8.- ¿Se puede vivir de la Poesía en el Perú?

Si estás seguro de que estás en el camino correcto, siempre habrá una manera. Puede sonar muy “País de las maravillas” pero, desde mi experiencia, en todo este camino en el que he vivido hasta el lugar en donde ahora estoy, he aprendido que la revolución empieza desde adentro.  Más allá de que exista un interés o un apoyo externo como el Ministerio de Cultura, etc.  es posible brillar con luz propia. Tenemos una herramienta poderosa, que es Internet, y nos conviene adaptarnos a las nuevas tecnologías porque podemos usarlas a nuestro favor, a promover arte, que es una manera de liberar emociones en una sociedad que cada vez se reprime más y se intercomunica menos. Depende con qué ojos lo veas, porque “la” situación también puede ser una oportunidad.

Como diría el famoso poeta persa Rumi, "Ayer era inteligente porque quería cambiar el mundo. Hoy soy sabio porque me quiero cambiarme a mí mismo”.

9.- Cuéntanos sobre tus actuales actividades y próximos proyectos o presentaciones.

“Hay mucho por hacer” como diría Vallejo. Tengo nuevas ideas en mente para próximos libros. De hecho, este es un inicio de un largo trayecto artístico. Ya que también estoy estudiando una segunda carrera que es Dirección de Cine, y habrá nuevos proyectos también por ese lado. 

Pueden consultar con Maga Star en su Fan Page
https://www.facebook.com/MagaStarPoesia

“El Péndulo de la Locura” de Maga Star “El Péndulo de la Locura” de Maga Star Reviewed by Cuenta Artes on agosto 27, 2018 Rating: 5

Facebook