La casa de cartón

                                                        Fotografía: www.laprensa.peru.com


¿Una historia más o una de las mejores series de esta época? ¿Qué es lo que atrae tanto de La casa de papel? ¿Será su acento español o acaso el morbo que saca a fluir nuestra personalidad delincuente bajo una piel que no es nuestra? Ayúdenme: Tokio, Río, Berlín y Moscú, y explíquenme qué es lo que tanto nos llama de esta producción europea. Es propicio. 

Ya van dos asaltos ‘de verdad’ y uno anterior en Argentina del que posiblemente se basó la serie o posiblemente no -en el que los protagonistas reales utilizan el mismo modus operandi de los actores españoles liderados por su flamante ‘profesor’ ¿Tanto puede llegar entonces el romanticismo por una ficción? ¿Tanto puede llegar la mente enferma del humano a venerar a seres sobre naturales? Debilidad e hipocresía, una mezcla superflua pero insana al mismo tiempo.



Fotografía: www.laprensa.peru.com


La casa de papel es un éxito en España, en varias partes del mundo y claro, acá, en el Perú, que no nos identificamos ciertamente por ser un país que produzca buenas series, buenas películas, buenos guiones, buenas producciones, mucho más. 

Acá en el Perú, donde cualquier serie es Trending Topic, donde  cualquiera puede ser actor, donde lo malo vende, nos hemos enganchado al extremo con aquellos hombres y mujeres con nombres de ciudades y con una trama para nada original, pero representada muy bien, por quienes Antena 3 -y ahora Netflix -nos venden como si la fuera. 



Fotografía: www.laprensa.peru.com


¿Por qué al caminante de a pie peruano, al cinéfilo peruano, al amante peruano, les gusta tanto producciones extranjeras con guiones planos? ¿Será porque están bien hechas? ¿Será porque están bien plasmadas? ¿Serán las tomas? ¿Las actuaciones?¿La intensidad de cada escena? ¿Será acaso nuestra escasa diversidad de relatos nacionales, ficciones o historias poco creíbles? Dicen que en una ciudad llena de ciegos el tuerto es el que se lleva siempre los honores. Si tan sólo pusiéramos una gotita de creatividad, otra gotita más de pasión y alguna otra gotita más de calidad, La casa de papel sería una serie más y el Perú, con la infinidad de cuentos clásicos, andinos, capitales, de terror y de heroísmo, fuese acaso, una cuna de producciones de índole mundial. 

Cuánta verdad en estas palabras. Cuánta verdad y al mismo tiempo cuánta, cuánta ignorancia.






Luis Alberto Gutiérrez Aguirre (Lima, Perú 1992)

Comunicador. Escritor. Novelista. 26 años. Director del cortometraje Una Más: las heridas nunca cierran. Actual columnista de opinión de los culturales web Reporteros Infiltra2 y Cuenta Artes. Blogger en Té de diablos. Ha publicado las ficciones Vanessa Dávila, Lurigancho y Oscuras nupcias miraflorinas bajo las editoriales de Poetas y Violetas, ELA y El Bosque. Próximo a publicar Las historias que siempre callé, libro de relatos.
La casa de cartón La casa de cartón Reviewed by Luis Alberto Gutiérrez Aguirre on abril 24, 2018 Rating: 5

Facebook