Libro: "Otro más que muerde el polvo" de Fernando Espíritu

  

Todos los días recibimos invitaciones para estar mal. El asunto es si las aceptamos o no. Aquí el dilema.
Fernando Espíritu Álvarez es de Lima y fan de Star wars.  Magister en Psicología de la Salud de la Universidad Nacional Federico Villarreal. Ha publicado los libros de cuentos: Hasta siempre, Yoda (2015), Te queda un poco de café (2012), Qué saben los ajedrecistas de mujeres (2004) y Río salvaje (2002). Asimismo, ha obtenido distinciones en los Juegos Florales de la Pontificia Universidad Católica del Perú (2013), el Concurso Narrativo “Ten en Cuento a La Victoria” de la Municipalidad de La Victoria (2012), los Juegos Florales de la Universidad Ricardo Palma (1999) y el Concurso "Érase una vez” de la Biblioteca Nacional del Perú (1995). De otro lado publicó los textos de psicología: La pareja en blanco y negro (2013) y La pareja entre el amor y el dolor (2007). En la actualidad, es docente en la UNFV y en la USMP.



1. ¿Desde cuándo sientes interés por la Literatura?

Mis recuerdos me llevan al final de la niñez y el inicio de la pubertad.  En la década de los años 80, muchos recodarán que salió una colección de Best seller editados por Oveja Negra de lomo de color rojo. Vendían los libros en los puestos de periódicos, y la mayoría de los títulos eran películas noveladas. Recuerdo que una tía me obsequió el tomo de Star Wars, que por supuesto no tenía calidad literaria, pero así comenzó mi atracción por la literatura. Recuerdo haber leído Tiburón, Cazadores del arca perdida, El graduado, es decir literatura ligera, pero la editorial tuvo, a mi criterio una brillante idea. En medio de la colección de cien novelas, incluyó verdaderas obras arte, es decir, primero fue preparando al lector con lecturas sencillas y luego, fue publicando verdaderas obras de arte. Así conocí a Wilde, a Stevenson, a Melville, a Kafka. Fue una manera muy simpática de ingresar al mundo literario.

2. ¿Tuviste influencia de algún familiar para incursionar en la Literatura?

Pienso que sí. Desde niño vi a mi tío Roberto leer novelas y revistas. Le encantaba García Márquez y Vargas Llosa. También tenía una colección de cien tomos de la Segunda Guerra Mundial que leí con mucho placer. Hasta la actualidad, él es el primero que lee mis cuentos y me da su opinión. Tiempo  después de terminar con la colección de Oveja Negra, descubrí el mundo de Ribeyro y quedé fascinado. Aparte de los familiares, estoy muy agradecido con Roberto Reyes del grupo Narración, gracias a él, recibí mis primeros conocimientos de la técnica narrativa cuando todavía era un estudiante universitario. 

3. ¿Tienes algún momento especial en el día para escribir?

Generalmente, escribo en las noches porque durante el día uno tiene que trabajar, y en mi caso, como docente universitario dicto clases en dos universidades. Aparte está el consultorio, y por supuesto, la familia. Entonces el único horario que queda disponible es el de la noche, y como en algunas ocasiones sufro de insomnio, tema de unos de los cuentos, aprovecho las horas de desvelo para leer y escribir.

4. ¿De qué trata tu última publicación?

Pienso que el tema principal es el abandono. Sitúo a los personajes en un contexto donde la pérdida provocada o azarosa convive con lo cotidiano, unos pierden su libertad, su razón, incluso su vida, son situaciones que a mi criterio forma parte de la ambivalencia natural de la vida. Todos los días recibimos invitaciones para estar mal. El asunto es si las aceptamos o no. Aquí el dilema.

5. ¿Qué mensaje le darías a los lectores? Por qué comprar tu libro?

Bueno, como es mi quinto libro, voy a ser optimista e imaginar que algunos lectores ya me conocen. Una característica propia que fui incorporando a mis textos fue la variedad en la temática, explorar nuevos temas, para no escribir siempre de lo mismo. Ir más allá de la anécdota. Lo contrario no tendría sentido. Este libro es un aporte en ese caso, además, en algunos cuentos añadí una pequeña dosis de ironía para que el tema de la pérdida no resulte demasiado dramático. 

6. Si tuvieras que elegir entre todas tus publicaciones ¿Con cuál te quedarías?

Todos mis libros tienen algo especial, al menos para mí. Además, es difícil opinar y elegir sobre la obra propia. De todas maneras, si tengo que elegir, me quedaría con las dos últimas entregas: “Hasta siempre, Yoda” y “Otro más que muerde el polvo”, porque se nota un enriquecimiento en mi literatura con respecto a los títulos anteriores. A la vez, le tengo un cariño especial a mi libro “Te queda un poco de café”, aunque reconozco que es inferior en calidad a los antes mencionados, tuvo mucho éxito con la población universitaria. Quizá porque el tema era el amor de pareja.

En mí caso, soy psicólogo y escritor o escritor y psicólogo no lo sé. Ahí la escisión.



7. ¿Consideras que se puede vivir de la Literatura en el Perú?

De ninguna manera, quizá algunos afortunados lo logren, pero en la mayoría de los casos, conozco a varios escritores que se ven obligados a vivir de modo escindido, es decir, a desempeñar otras labores, la mayoría en docencia universitaria, algunas relacionadas con la literatura, lo cuál sería ideal, pero no siempre sucede así.  En mí caso, soy psicólogo y escritor o escritor y psicólogo no lo sé. Ahí la escisión.

8. Cuéntanos sobre tus actuales actividades y próximos proyectos o presentaciones.

Soy docente de psicología en la Universidad Nacional Federico Villarreal y en la Universidad San Martín de Porres. De modo casi paralelo a “Otro que muerde el polvo”, escribí un libro sobre la relación entre la psicología y la literatura que todavía estoy corrigiendo unos detalles, y estoy escribiendo un libro sobre el vínculo Padre hijo.



Libro: "Otro más que muerde el polvo" de Fernando Espíritu Libro: "Otro más que muerde el polvo" de Fernando Espíritu Reviewed by Lucía Portocarrero Guzmán on diciembre 04, 2017 Rating: 5

Facebook