Etiel Taupier: Lo importe es crear un texto punzante y que estremezca

Foto cortesía de Etiel Taupier
Por Aarón Alva

No todos los días se conoce a un poeta adolescente, mucho menos en tiempos donde la búsqueda interior es casi nula frente a medios de comunicación y redes sociales que nos desnudan violentamente.  Etiel ha publicado su primer poemario Trigal Cardiograma en 2015. En esta interesante entrevista nos cuenta un poco sobre su experiencia y su visión de la poesía joven en el Perú.

Para ti, ¿Quién es Etiel Taupier?

Es un chico regular, de un colegio en Jesús María, a veces se turna de hijo, también de estudiante, cocina sus almuerzos, se amanece mucho cuando hay que hacer monografías y cosas de ese corte. Un chico regular, reitero, entre todos.

¿Qué nos puedes contar sobre tu primer libro? 

Es bastante simple, ahí está su gracia. Siempre he creído que el sentido de una obra no está en el autor solamente, (y en la respuesta del autor al explicar su misma obra, pues es autor) sino más bien en el lector, que digiere el texto y lo re-interpreta: Él mismo redescubre el texto y lo hace suyo. El texto alberga situaciones tanto personales, como cotidianas; es un viaje en el que quise hacer una miscelánea de momentos. El libro tiene un lenguaje que facilita al lector identificarse con el poema; creo que, dentro de todo, lo más importante es hacer un texto punzante, que tenga llegada y estremezca.

¿Desde cuando escribes poesía? ¿Tuviste influencia de algún familiar?

Desde comienzos del 2013 poesía en concreto, antes lo que escribía eran más bien chispazos sin género, totalmente trillados y descoloridos. Para el 2013 comencé a entender un poco mejor lo que estaba haciendo, con un poco de lectura, lo que escribía adoptó más bien versos. No, mis familiares no influyeron en la poesía, más bien es algo innato. Creo que todos tenemos una necesidad tácita de eso mismo, unos más que otros, podría decir que estuve en el lugar correcto, en el momento exacto.

¿Por qué  te interesaste por la poesía? ¿Cuál fue tu primer acercamiento?

Me parece un cuarto bastante grande; el género se adapta mucho a mis maneras: poco tiempo, ligereza, pereza, momentaneidad. Me parece un género poderoso en su brevedad. (y a veces en su no brevedad) Creo que la sugestión, la sugerencia, la sensación de leer un poema es algo inexplicable, diferente de las descripciones extensas de la prosa y no tan extensas en el cuento. Es cuestión de gustos. Mi primer acercamiento fue un poema de Benedetti, me asombré tanto con ‘Táctica y estrategia’ que decidí intentar algo parecido, así comenzó todo. 

¿Por qué versos y no prosa?

La prosa me parece más constructiva, más explicativa, más explícita. Es mucho para mí, no puedo escribir prosa, se me dificulta; me preocupa la coma, la trama, los párrafos. Me parece que para escribir prosa hay que tener paciencia y habilidades narrativas, yo no tengo ninguna de las dos.

¿Cuáles son tus principales influencias?

Eielson, E.E Cummings, César Moro, Martín Adán.

¿En qué te inspiras al momento de escribir?

En las situaciones. Son imágenes concretas, las sitúo de distinta forma. Siempre son cosas del momento que aparecen y las paso al papel. Cuando escribí el libro me sentaba a chambear, 2, 3, 4 horas. Me sentaba a cranear, a corregir, a pensar. Ese no era mi ritmo normal, era un ritmo de trabajo, quería hacer un buen libro y, por ende, trabajé para que así sea.

¿Tienes algún método o momento especial en el día para escribir?

La verdad es que no, pocas veces dejo de hacer cosas que estoy haciendo para escribir; escribo cuando tengo las manos libres, preferentemente cuando tengo la computadora por ahí y si no, si tengo papel y lápiz a la mano. Escribir me parece una cosa muy fácil y bonita de hacer, no tengo rituales, métodos, horas. Es algo más casual.

¿Cuál crees que es el nuevo enfoque que le dan a la poesía peruana los nuevos y jóvenes poetas como tú?

La poesía en general que leo de mis contemporáneos es fresca, colorida, llena de matices. Es un enfoque terrenal, nuevo, muy parado junto a uno, cotidiano. Por mi parte, trato de hacer algo similar, comparto algunas cosas de esa viada.

¿Qué piensas de la poesía actual en el Perú? 
Siento que es un vaivén. A veces parece un grupo muy reducido el que es activamente poético, es como un gremio, una pequeña sociedad dentro del Perú. Veo a veces eventos dentro del país, a veces vuelven a ser mayoría en el círculo que mencioné. Si tuviera que ser determinante, diría que lentamente el país se da cuenta de la infinita herencia poética que tiene.

A tu corta edad, ¿sientes obstáculos de difusión, apoyo, en el medio artístico peruano? ¿de qué tipo? 

Siento que el medio artístico se ve obstaculizado en general, por el estado, lo que consume el peruano promedio. Entiendo perfectamente que no somos un país lector, sin embargo, en el medio artístico por sí mismo, no sabría decir. A mí se me ha facilitado todo esto por mi edad, tendría que ponerme en los zapatos de alguien que permanentemente busca editoriales, la pelea para publicar, leer en recitales, etc. Aun así, por lo que veo, es complicado.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?
Primero quiero asentarme en el medio poético, cuando eso esté listo, querría hacer un segundo libro que se contraste con el primero, me parece genial volver atrás, leerse tiempo antes. Querría ver la evolución de mi obra, esto solo funcionará con un segundo libro.


De los 24 poemas que recoge Trigal Cardiograma, Etiel nos comparte “Repetiré que te quedes”, un poema punzante, con una voz desgarradora que se extingue poco a poco en su propia obsesión. Disfrútenlo.


Repetiré que te quedes.
te quedarás en mí
sí.
quien venga después parecerá
un collage hórrido
de sí misma y tus imágenes
diagonalmente incrustadas
en mi cerebro
y
mi costumbre de matarlo todo
emergerá
tomará viada
lo sé lo sé lo sé
repetiré quédate
que te quedes
el llanto será rápido
sangrientísimo.

lenta autofractura…
y no pararán de carcomerse
mis oídos
no mi alma acuosa            sí mi ácida tripa
no mi corazón blando            sí mi duro cráneo
será más bien jugar con mi cordura
arrancarme los cabellos y yo sé
yo sé lo sé
¡quédate!
lo repetiré doscientas tres veces
hasta cansarme de
oír a la cordial contestadora
y entre la miscelánea
del teléfono
de dejar mi mensaje en la casilla de voz
del oscuro de mi cuarto
del silencio.
me quedé dormido.




  


Etiel Taupier: Lo importe es crear un texto punzante y que estremezca Etiel Taupier: Lo importe es crear un texto punzante y que estremezca Reviewed by Cuenta Artes on enero 19, 2017 Rating: 5

Facebook