Joe Iljimae: Para mí la literatura es un eterno salto al vacío

Foto: Cortesía de Joe Lljimae

Todos tenemos capas que deseamos ocultar por medio de comportamientos ajenos a los nuestros. Nos envolvemos, escudamos y luego, por lo general, atacamos. Ese fue el motivo principal que me empujó a escribir el libro.
Joe Iljimae (1990) nació en Lima, Perú. Graduado en la escuela de periodismo de la Universidad Peruana Unión (UPeU), ha trabajado como periodista en diversos medios de comunicación. Reportero en Radio San Borja, redactor de actualidad al portal web Peru.com, del grupo El Comercio, en 2010 formó parte de las filas de Radio Programas del Perú. Creó el espacio cultural Cronopios y Famas donde realiza entrevistas a diversos personajes vinculados al mundo de las letras. En 2014 quedó como finalista del Premio Copé de Cuentos, en 2015 ganó el concurso Narrador Joven “Marco Antonio Corcuera” y obtuvo el tercer lugar en el Concurso de Cuentos de las 1000 Palabras de la Revista Caretas. Ha publicado su primer libro de relatos “Los Buguis” ( 2015, Paracaídas Editores).

Por Lucía Portocarrero

¿Consolidaste el placer de escribir cuando te viste inmerso en el quehacer periodístico?  ¿Desde cuándo nace tu entusiasmo por la narrativa?

(...) El periodismo en lugar de consolidar un ejercicio literario, me alejó mucho de él. No tenía tiempo para escribir y mucho menos para ejecutar un libro orgánico. Escribía cosas sueltas una vez a la semana y luego, de golpe, inmerso en el mundo periodístico. Solo cuando decidí dejar de hacer prensa logré organizar mi tiempo para poder escribir a diario. De otro modo, habría sido imposible. Pero para responder a tu pregunta, diré que mi “entusiasmo” por escribir, nace en el colegio. Yo me enamoraba siempre y muy rápidamente de las chicas de grados superiores. Me gustaba escribir relatos o poemitas cursilones en honor a ellas. Algunas veces se las entregaba y me ganaba su amor. Otras, la mayoría de las veces, salía rechazado. También recuerdo que me gustaba transgredir y reescribir un libro titulado La Biblia ilustrada. Este libro era la transcripción literal de La Biblia en dibujos y grabados. El Génesis, el Éxodo, Levíticos, Números, y todos los libros y sus historias estaban en formato imagen. Entonces lo que yo hacía, como una palomillada, era modificar los diálogos que tenían los personajes en el mismo libro dentro de esos pequeños globos que se usan en las historietas. Cogía un lapicero y, por ejemplo, hacía que Martha le diga a su hermana María que estaba enamorada de Lázaro y que se lo quería follar. O hacía que Sansón mandara al demonio a Dalila y se revelara contra el amor, o que Daniel hablara largos parlamentos con las bestias que ve salir del mar en medio de sus sueños. Cosas así. Tal vez eso fue mi primer impulso o entusiasmo para escribir. Querer modificar las cosas, querer modificar (a mi manera) la realidad que nos quieren imponer desde que nacimos.

Difusión
  
 ¿Qué reflexión invita a los jóvenes 'Los Buguis'?

Me gustó lo que un periodista dijo después de su lectura de Los Buguis. “Todos hemos sido alguna vez un bugui”. En definitiva, el fondo de mi libro de relatos nace, desde luego, de mi experiencia personal. Sin embargo, mi intención no era solo el narrar historias de muchachos que van descubriendo su adolescencia por medio de la violencia o el desamor. No. Yo había sentido que era importante expresar otra cosa. Quería hacer sentir que todos, alguna vez en la vida, nos hemos sentido vulnerables en ciertas situaciones y hemos buscado, como una rápida respuesta, una acción que no nos pertenece o representa. En el caso de Los Buguis, su vulnerabilidad es la inocencia, lo que los hace buscar una defensa para ocultarla o escapar de ella. Así, estos niños-adolescentes recurren a la violencia para huir de esa fragilidad que los rodea. Todos tenemos capas que deseamos ocultar por medio de comportamientos ajenos a los nuestros. Nos envolvemos, escudamos y luego, por lo general, atacamos. Ese fue el motivo principal que me empujó a escribir el libro.

¿Por qué consideras que para hacer literatura  es necesario haber sobrevivido a la adolescencia?

Porque cuando uno hace literatura entra en un trance de locura. Y la adolescencia, ya lo dijo Freud, es una etapa de locura disfrazada de ternura.

Si bien el énfasis de tu obra abarca un lenguaje coloquial, consideras que el trasfondo es violento?

 Sí, el trasfondo tiene que ser violento porque los personajes están justo en el momento preciso en el que quieren y deben huir de su inocencia o su candor.  No los podía describir regando margaritas, jugando PlayStation o escuchando a Lou Reed en el carro de papá. No. Eso habría sido totalmente falso. Ellos tenían que estar en situaciones donde surgiera su monstruo interior y lucharan, contra su pesar, por controlarlo o sacarlo a flote. En ese sentido, no me quedó otro modo que violentar la psicología de cada personaje.  


Pero yo, por mi parte, sigo creyendo que lo más importante es ponerse a escribir seriamente y pensar en una gran verdad, a sí esa “ gran verdad” sea una completa farsa.


¿Cuál es tu posición frente a las vicisitudes que afrontan los escritores para publicar actualmente ¿Crees que existe una posible solución?

Creo que la única solución posible es escribir pensando en una verdad y, luego, lanzarse de cabeza al vacío.  Desde mi punto de vista eso es la literatura: un eterno salto al vacío.

¿La poesía está posicionándose nuevamente en Lima, desde torneos poéticos o festivales organizados por gestores independientes. Consideras que funcionarían eventos similares para promocionar a narrativos emergentes?

Ya los hay. Por ejemplo, en cuanto a narrativa, está el Lucha Libro. Es una manera un poco cómica de incentivar la literatura en prosa en el Perú. Lo cual no está mal. Hacen muchas ediciones de este torneo y asisten y participan muchos escritores. Fenomenal. Sin embargo, no sé cuán valioso puede ser ello, después de todo. Pero si eso despierta interés en jóvenes y personas que les gusta escribir, perfecto. Es una forma interesante de ir abriendo campo en el nebuloso universo literario en el Perú. Pero yo, por mi parte, sigo creyendo que lo más importante es ponerse a escribir seriamente y pensar en una gran verdad, a sí esa “ gran verdad” sea una completa farsa.

 ¿Algún anécdota que desees compartir sobre el proceso de escribir?

No, ni una. Solo compartir un temón que escucho mientras escribo: In a gadda da vida de Iron Butterfly. Con eso suficiente.


Próximos proyecto

Tengo lista una novela y dos libros de cuentos. Por otro lado, acabo de empezar otro texto contextualizado en Centroamérica, el cual espero terminar a fin de año, a menos, claro, que este me termine a mí.   

Pueden contactarse con el escritor, en su Facebook como Joe Iljimae

Presentación del libro de relatos 'Los buguis' en La Casa de la Literatura (Foto: Cuenta Artes)



Joe Iljimae: Para mí la literatura es un eterno salto al vacío Joe Iljimae: Para mí la literatura es un eterno salto al vacío Reviewed by Cuenta Artes on agosto 10, 2016 Rating: 5

Facebook