Arte de Judith Vergara: La mujer entre lo real y lo fantástico

"Creo que todo influye desde la sonrisa más sincera hasta  el día más gris y triste del año. Todo eso se procesa y nacen mis dibujos, pinturas y acuarelas".        

                                                                     
                                               
Judith Vergara es una de las pintoras contemporáneas con gran reconocimiento en el país y que durante los últimos años ha demostrado plasmar en sus lienzos un mundo interior reflejando mujeres solitarias y reflexivas como esencia figurativa, invitando al espectador sumergirse en una dimensión onírica, cargada de un sublime simbolismo y sutil nebulosidad para descubrirse o confundirse en la ambigüedad.

Judith nace en Lima Callao un 30 de mayo de 1986. Traza su camino artístico desde muy pequeña cuando inicia su pasión por el dibujo, pero más adelante, ya siendo estudiante de la Escuela Nacional de Bellas Artes, se propone dominar la figura humana, el color y el volumen, hasta que poco a poco su técnica cobra fuerza y empieza a fluir con más soltura. Desde entonces no ha dejado de plasmar y materializar su misteriosa visión e imaginación en esos lienzos de gran formato. Ahora sus notables pinturas resaltan por esas limpias y peculiares pinceladas, con un asombroso favoritismo por el detalle y misticismo.


"Recuerdo que desde pequeña siempre me gustó la pintura. Había algo mágico en eso, era ese toque de misterio y fascinación que me atraían violentamente. Yo pensaba que los pintores eran seres sobrenaturales con poderes y capaces de crear cosas maravillosas (...) Cuando era niña pensaba que el arte me iba ayudar a hacer la diferencia y marcar un antes y un después . Siempre tuve esa inquietud y hasta ahora la tengo".
Si bien Judith nació con una gran dosis vocacional por la pintura, ella considera que fue necesario consolidar su talento formándose académicamente. "Como dicen por ahí, es necesario aprender a pulir el metal hasta convertirlo en diamante (...) El peor error es conformarse con lo que sabes y no seguir buscando (...)".
En la mayoría de sus pinturas se observan mujeres semi desnudas inmersas en un espacio natural y paradisiaco pero acompañadas de elementos finamente detallados que simbolizan lo mágico y oscuro de la vida. Un estilo complejo que logró gracias a las influencias de Dino Valls y Laurie Lipton, pintores que conoció gracias a sus amigos de la escuela."La muerte es otra  de las cosas que influye mucho en mi pintura, el tiempo también está presente. Mi miedo a la muerte de alguna forma se materializa en los escenarios oníricos que pinto. Las mujeres jóvenes inquebrantables al paso del tiempo siempre están presentes. La vida misma, mis experiencias y todo lo que he vivido estos años son cosas que se han ido acumulando y que se van transformando en mis pinturas. El dolor del alma que siempre me atormenta, no sé por qué pero de alguna forma inexplicable no me puedo liberar aún de eso. Creo que todo influye desde la sonrisa más sincera hasta  el día más gris y triste del año. Todo eso se procesa y salen mis dibujos, pinturas y acuarelas".
Su obra ha sido expuesta en diversas muestras colectivas e individuales en el Perú y distintos países, tales como España, Chile, México, Alemania y EEUU.
Versátil y pro activa como toda alma de artista, Judith añade que además de ser pintora, dedica su tiempo a incursionar en el arte digital. Considera que son pocos los artistas plásticos que viven solamente de la pintura, generalmente alternan ofreciendo servicios de diseño, ilustración, docencia y gestión cultural, etc. "Vivir solo de tu creación en un País como el nuestro es muy difícil, (...) Son 'contaditos' los artistas que conozco que solo viven de su creación pictórica. La mayoría también trabaja como docentes o en galerías de arte o museos. El campo es bastante amplio, solo hay que saber hacia dónde ir y en dónde sentirse cómodo."




Foto cortesía de Judith Vergara


Entre el día a día y  el arte
La Judith del día a día se considera alocada, dispersa y susceptible. Frágil pero de carácter voluble. Mientras que la Judith pintora se define más ordenada y sabe lo que quiere.  En ambos casos, el arte es su motor y motivo. La pintura llegó a su vida para quedarse con ella hasta la muerte. Donde pone el ojo, pone la bala y cuando algo se le mete a la cabeza, no para hasta conseguirlo.
 Para finalizar:
Recomiendo mantenerse atentos porque la artista plástico pronto anunciará sus futuros proyectos. Para los que deseen contactarse con Judith Vergara pueden escribir a través de su página de arte en
Facebook:
o también visitar su página web:

A continuación una serie de pinturas que ha expuesto en reconocidas galerías de arte.

judith-vergara-garcia-desvario-oleo-sobre-lienzo-140-x-104-cm-2014-jpeg


Arte de Judith Vergara: La mujer entre lo real y lo fantástico Arte de Judith Vergara: La mujer entre lo real y lo fantástico Reviewed by Cuenta Artes on noviembre 28, 2015 Rating: 5

Facebook